INSTITUCIONAL
Misión y Objetivos
Quienes Somos
Red Ibero-Americana
Red Talloires

Alianzas Institucionales

Quiénes nos apoyan
Cómo colaborar
Prensa
APRENDIZAJE-SERVICIO
Qué es
en Escuelas
en la Educación Superior
en Organizaciones
en Iberoamérica
en el Mundo
PROGRAMAS Y SERVICIOS
Apoyo a emprendimientos
de aprendizaje-servicio
Cómo colaborar con CLAYSS
Servicios para empresas
CAPACITACIÓN
Actividades de Capacitación
Presencial
A distancia
Seminario Internacional
INVESTIGACIONES
Realizadas por CLAYSS
Asoc. Internac. de Investigadores
PUBLICACIONES
Publicaciones CLAYSS
CLAYSS Digital
AGENDA
Actividades CLAYSS
Novedades Solidarias
BIBLIOTECA
Bibliografía Sugerida
Recursos
Libreria Online
ENLACES
Enlaces Sugeridos
PRENSA

"Los valores no se aprenden de los libros, sino poniéndolos en práctica"

En el país crece el número de establecimientos educativos que implementan el aprendizaje-servicio como forma de transmitir los valores. la profesora María Nieves Tapia explica cómo se puede implementar y por qué son tan importantes.

Diario La Capital - Mar del Plata - 28 de Junio de 2008

por Albertina Marquestau
------------------------
albertinam@lacapitalmdq.com.ar

Hablar de valores no parece nada fácil, y menos aún llevar adelante una vida que responda a esa forma tan subjetiva de manejarse. Pero en una sociedad en la que todo vale, justamente los valores parecen ser una de las pocas formas de actuar sin temor a equivocarse. Pero, ¿cómo se hace hoy para enseñar esos valores?, ¿quiénes están capacitados para hacerlo? Sin duda la familia primero y luego la escuela, siguen siendo las dos instituciones fuertes que marcan al chico en su vida. Por eso es tan importante la enseñanza de los valores en estos dos ámbitos y su posterior cumplimiento en el quehacer cotidiano.
Con el propósito de transmitir algunas técnicas de enseñanza de los valores y de demostrar lo importante que siguen siendo en nuestras vidas, la profesora María Nieves Tapia, asesora del Ministerio de Educación de la Nación para el Programa Nacional de Educación Solidaria y una de las propulsora del aprendizaje-servicio en el país, estuvo en Mar del Plata participando del ciclo Resignificando la infancia que organiza la Fundación OSDE junto con el Instituto IDRA y cuenta con el auspicio de LA CAPITAL.
Minutos antes de presentarse frente a un nutrido auditorio de estudiantes del profesorado y docentes, Tapia dialogó con este medio.
- ¿Cómo se puede implementar la educación en valores en el nivel Inicial teniendo en cuenta que a los chicos hay que hacerles más atractiva la propuesta para ganar su atención?
- Educar en valores siempre es un desafío en cualquier edad porque a cualquier edad los chicos tienen la mala costumbre de aprender no lo que les decimos, sino lo que nos ven hacer. Entonces eso es complicado porque uno en la escuela les dice que tienen que compartir, que no le tienen que gritar al compañero, que hay que escuchar cuando el otro habla, y después el contexto no va precisamente en ese sentido.
Pero me parece que en el nivel Inicial es especialmente importante en este momento. Primero porque toda la historia de la educación y la psicología nos muestra la importancia de estos primeros años como fundamento para que el resto del sistema educativo pueda ir apoyándose sobre esas bases. Y porque es una etapa particularmente delicada porque la relación entre la familia y la escuela, y la primera integración entre el chico y la escuela, son todos momentos claves y muy importantes. Sabemos que si un chico entre los 4 y 5 años adquiere las bases del uso del lenguaje, la curiosidad por saber, el valorar y determinadas pautas de convivencia, son cosas que sin duda quedan muy grabadas en la vida. Como al revés sabemos que los chicos que no han tenido la posibilidad de pasar por el nivel Inicial, tienen más posibilidades de fracasar cuando llegan a primer grado porque no han tenido toda la preparación para la lecto escritura, y el aprendizaje formal de quien pasó por el nivel Inicial.
Estando en los primeros años del la nueva Ley de Educación Nacional, diez años después que se hizo obligatorio el nivel Inicial, todavía me parece que estamos en deuda de poder tener más y mejor educación inicial sobre todo en aquellos sectores sociales en los que recién ahora se está incorporando.
No hace tantos años que lo normal para los sectores de menores recursos era ir de 1° a 7° año, así que esta incorporación masiva que se está intentando lograr con niños de Inicial, nos plantea nuevos desafíos, nuevas maneras de articular con las familias, nuevas problemáticas domésticas y sociales que se introducen en el jardín.
- Y también es muy importante preparar a ese docente que se enfrenta a toda esta realidad y desafío...
- Es que a mí me parece que en general los docentes de nivel Inicial en Argentina, siempre se han caracterizado por ser un sector muy dinámico. Yo he sido docente de secundaria toda mi vida y reconozco que las de Inicial siempre son mucho más abiertas a capacitarse e incorporar más innovaciones. Pero justamente esa apertura del nivel Inicial a la innovación ha sido siempre uno de los segmentos más dinámicos de la educación argentina. También creo que como en todo, siempre hay que empezar de nuevo. Un amigo que trabaja con adolescentes dice: Cada vez que me aprendí las respuestas me cambiaron las preguntas, y con los niños pasa lo mismo. Es cierto que la infancia tiene rasgos que son propios de esta etapa, pero sí acepto que los contextos en los que crecen los chicos son muy distintos.
Y en lo que respecta a la educación en valores creo que estamos advirtiendo un fenómeno de chicos que crecen en contextos en los que muchas veces los adultos no quieren, no se animan o no pueden generar un marco de normas de convivencia, de valores. A veces pasa que parece que a los 4 años el niño tiene que decidir todo y ser el que marca el ritmo, y esto me parece que también a la escuela le plantea desafíos.
- ¿Cree que la cantidad de estímulos a los que están expuestos los chicos hoy y que resultan tan cómodos para los padres para ocuparlos, contribuya con esto?
- Por un lado estamos viendo una generación que tiene posibilidades que probablemente no haya tenido ninguna otra generación antes en cuanto al acceso a la información, a las nuevas tecnologías, acceso muy tempranamente a ser expuestos a una cantidad de estímulos impresionantes, y me parece que no sería razonable decir que es malo tener acceso a internet o a la tele. Pero por otro lado el acceso a esa información nos plantea el desafío de ver cómo los acompañamos y cómo los ayudamos. Nosotros sabíamos que había que enseñarles a los nenes que no se habla con extraños en la calle y eso lo tuvimos incorporado y era relativamente fácil de enseñar. Cómo se traduce esto en la web es un desafío también.
Hay varios especialistas que marcan que esta es la primera generación en donde el orden tradicional de transmisión de los conocimientos de la generación adulta a la joven se ha invertido. Son los jóvenes los que nos están enseñando a los adultos a manejar las nuevas tecnologías. Este no es un dato menor porque si no aprendemos a entrar en la lógica de esta nueva forma de conocer y vincularse, nos faltan elementos para acompañar a los chicos en un mundo que para ellos es natural.

Los mismos

- Y con los valores ¿qué pasa, siguen siendo los mismos?
- Yo creo que hay valores que forman parte del ser humano y de ser buenas personas. Me parece que el valor de la solidaridad, lo que decimos en educación aprender a vivir juntos, aprender a ser solidario, a entrar en la realidad del otro y poder acompañarlo en las dificultades, eso sigue siendo importante. En una sociedad democrática el valor de construir una ciudadanía, de formarse como un ciudadano activo, participativo, solidario con el bien común, esos son valores que tenemos que seguir educando.
Si la escuela no identifica los valores como parte de una educación en calidad, nos estaríamos equivocando.
A veces a los padres les preocupa si los chicos van a poder aprender inglés, computación, si va a ser bueno jugando al fútbol, etc. Pero me parece que hay que preocuparse mucho si los nenes están aprendiendo a compartir, a cuidar el ambiente en el que viven, si están aprendiendo a ver que hay otros que pueden necesitar de una ayuda, todas estas son actitudes que si pretendemos empezar a formarlas cuando llegan a quinto año en Instrucción Cívica, llegamos tarde porque son valores, actitudes y formas de vivir que se tienen que ir aprendiendo desde la familia pero también desde la escuela.
- El aprendizaje-servicio ¿es una de las vías para transmitir los valores?
- Exactamente. A mí me parece que uno de los temas de la educación en valores es que todos decimos que hay que hacerlo, pero no sabemos cómo. Todos sabemos que hay que enseñar matemáticas y los docentes del área tienen en claro cuáles son las didácticas para su enseñanza, lo mismo sucede con los de química. En el caso de los valores, nos faltan didácticas, modos de enseñar los valores que estén adecuados a cada edad de los chicos, a contextos y que sean realmente eficaces. En ese sentido me parece que los valores no se aprenden de los libros o los discursos, sino poniéndolos en práctica. Nadie aprendió a jugar al fútbol sentado con el profesor dibujándole cómo se hace un gol, si uno no sale a la cancha no va a aprender a jugar nunca.
Con el tema de los valores hablar de ellos y transmitirlos, pero por sobre todo hay que generar acciones en las que los chicos puedan aplicar, vivirlos y ver cómo los adultos los practican.

Crecimiento

- En Argentina a través de toda una política que se está desarrollando en este sentido, se logró incluir el tema de los valores en la educación...
- Ya se cumplieron 10 años del primer seminario de aprendizaje y servicio solidario que se realizó por primera vez en el país. Cuando se empezó a hablar sobre el tema y en las primeras convocatorias del Premio Presidencial Solidario, la mayoría de las escuelas que se presentaban eran secundarias porque está la idea de que la actividad social es propia de los adolescentes. Es cierto que las universidades y las escuelas secundarias tienen una facilidad para desarrollar este tipo de cosas quizás superior al de la Primaria y Jardín. Pero una cosa interesante es que en los últimos años ha ido progresivamente creciendo el porcentaje de escuelas de nivel Inicial que están presentando proyecto solidarios. Estamos alrededor de un 20% de presentaciones del nivel Inicial que si consideramos que tienen poca tradición, hoy poseen un avance muy grande.
El año pasado ganó el Premio un jardín ubicado en la zona rural de Los Toldos, provincia de Buenos Aires, que tiene una comunidad predominantemente mapuche. La zona sufrió inundaciones y entre las cosas que dejó, fue un enorme baldío inundado frente al jardín. Esto, por supuesto, era fuente de riesgo para todos. Lo que hizo la gente del jardín fue movilizarse para que el municipio entubara, pero le propuso a la comunidad educativa hacerse cargo de convertir el baldío en una plaza ya que no tenían. Fue muy interesante porque hubo todo un trabajo pedagógico con los nenes y con la familia para decidir qué árboles se plantaban, de manera que la plaza no sea solamente un espacio de recreación sino también educativo para los nenes. Es muy interesante porque los chicos en torno al proyecto contribuyeron a plantar, a regar, a pintar los postes, pero también aprendieron sobre la flora, la fauna, la historia. De manera que los chicos aprendieron a sentirse partícipes activos de la construcción de un espacio comunitario y al mismo tiempo vieron que las cosas que aprendieron en el jardín de sus primeras palabras, sus dibujitos y juegos, tenían que ver con el proyecto comunitario. Y ahora ha sido tan exitoso el proyecto que el municipio de Lobos incorporó la plaza al circuito turístico.
Me parece que es interesante que los chicos sientan que la escuela no es una isla que tiende un puente hasta..., sino que es una red comunitaria en donde también, pensándolo desde el punto de vista de la formación ciudadana, estos nenes del jardín rural a los 5 años saben quién es el Intendente, qué rol cumple la Municipalidad y la sociedad de fomento, entre otras cosas. O sea que han incorporado jugando y divirtiéndose, una serie de conocimientos que estoy segura de que muchos chicos más grandes que ellos no tienen.

Una apuesta fuerte


- Pensando en todos estos beneficios que tiene la educación en valores, ¿no sería bueno que esté incluida en la currícula?
- Un poco el desafío que nos planteó el Ministro Tedesco es ese, universalizar la educación solidaria y encontrar una manera de que esto se difunda. Y en este sentido creo que ha habido un paso muy importante con la sanción de la Ley de Educación Nacional en donde con los compromisos que toma el Consejo Federal de Educación sobre qué aspectos de la vida de la escuela hay que garantizar para que todas las escuelas argentinas alcancen una educación de calidad, una de las cosas que se mencionan explícitamente es el proyecto educativo solidario y el aprendizaje-servicio.
Pero a mí me parece que hay unas palabras muy importantes en el marco del Proyecto Educativo Institucional, porque creo que una de las riquezas que tienen este tipo de actividades es cuando nacen de la realidad y contexto de cada escuela. No hay dos proyectos solidarios iguales, porque no hay dos escuelas iguales.
Justamente el desafío es hacer que estas cosas empiecen entrar en la buena formación docente porque a veces los docentes le tienen miedo a este tipo de proyectos que involucran actividades en la comunidad porque es mucho trabajo. Pero yo siempre me planteo, qué es más trabajo: estar al frente de un aula con chicos aburridos, gritando, peléandose en donde el docente termina agotado de decirles que se callen o se queden quietos. O estar liderando un proyecto en el que los chicos están entusiasmados, comprometidos, donde se genera otro compromiso con el aprendizaje.
Tenemos que empezar a pensar que las buenas prácticas docentes tienen que incorporar aspectos más dinámicos, quizás de los que aprendimos hace varios años atrás. Y también hay que ver los beneficios pensando en los chicos.

 

© 2010 Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario. Derechos reservados